El uso del teléfono móvil durante el embarazo es poco probable que tenga efectos adversos sobre el neurodesarrollo infantil, según una nueva investigación del Instituto Noruego de Salud Pública publicada en la revista BMC Public Health. El CCARS ha elaborado un documento de posicionamiento en el que considera este estudio como de una elevada calidad metodológica, a la vez que reconoce que sus resultados permiten reducir o eliminar la preocupación de algunas madres sobre el hipotético riesgo derivado del uso del teléfono móvil durante el embarazo.

Según los autores de este documento, los resultados de este estudio proporcionan pruebas adicionales de que la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia asociados con el uso materno de los teléfonos móviles durante el embarazo no está vinculada con el desarrollo neurológico de los niños.

La autora principal del estudio, Eleni Papadopoulou, del Instituto Noruego de Salud Pública, señala en su trabajo que "la preocupación por el daño causado al feto por los campos electromagnéticos de radiofrecuencia, como los emitidos por los teléfonos móviles, se debe principalmente a los informes de estudios experimentales en animales con resultados inconsistentes. Aunque este es un estudio observacional, nuestros hallazgos no apoyan la hipótesis de efectos adversos en el lenguaje del niño, la comunicación y las habilidades motoras por el uso del teléfono móvil durante el embarazo".

Según cuenta el diario La Razón, los investigadores han analizado los datos de un gran estudio de cohorte de embarazo basado en la población noruega denominado MoBa, que se realizó con una gama de datos recopilados de madres y niños durante y después del embarazo. Los datos utilizados en esta evaluación incluyeron 45.389 pares madre-hijo para los cuales se disponía de información gracias a cuestionarios sobre el uso de la telefonía móvil materna y el seguimiento del neurodesarrollo de los niños a los 3 y 5 años.

El profesor Jan Alexander, autor principal también perteneciente al Instituto Noruego de Salud Pública, ha explicado por su parte que "nuestra investigación reveló por primera vez que el uso de telefonía móvil materna puede tener un impacto positivo. Más específicamente, el uso del móvil durante la gestación estaba asociado con menos riesgo del niño de tener un bajo nivel de lenguaje y habilidades motoras a los 3 años de edad. Aunque ajustamos características sociodemográficas importantes, así como la personalidad materna y factores psicológicos, pensamos que este efecto protector es más probable que se explique por factores no medidos en este estudio sobre el impacto en el uso del teléfono móvil y el neurodesarrollo del niño, en lugar del uso materno de teléfono móvil en sí mismo".

Los científicos descubrieron que los niños nacidos de usuarias de teléfonos móviles presentaban un 27 % menos de riesgo de tener oraciones de menor complejidad; un 14 % menos de riesgo de usar gramática incompleta y un 31 % de menor riesgo de sufrir retardo de lenguaje moderado a los 3 años en comparación con los hijos de madres que informaron de que no usaron el teléfono móvil.

También encontraron que los niños nacidos de usuarios de teléfonos móviles registraban un 18 % menos de riesgo de tener habilidades motoras bajas a los 3 años, en comparación con los niños nacidos de los no usuarias de teléfonos móviles.

Los efectos beneficiosos se mantuvieron incluso después de ajustar los factores de confusión relevantes y fueron en relación con el nivel de uso de teléfono móvil declarado por la madre.

El profesor Alexander subraya en este sentido que "nuestro gran estudio proporciona pruebas de que el uso de teléfono móvil por las mujeres embarazadas no está asociado con riesgo de perjudicar el desarrollo neurológico del feto. Los efectos beneficiosos detectados deben interpretarse con precaución debido a las limitaciones comunes en los estudios observacionales, pero los hallazgos deberían al menos aliviar cualquier preocupación de las madres sobre el uso de su teléfono móvil durante el embarazo".

Puede acceder al documento completo en el siguiente enlace: BMC Public Health

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso Política de Cookies