La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de las Naciones Unidas y las asociaciones de operadores de telecomunicaciones GSMA y ASIET, se han unido con el objetivo de proporcionar información precisa y veraz en relación con las teorías que vinculan al 5G con el COVID-19 y otros efectos negativos para la salud, y han destacado la importancia de verificar la procedencia de este tipo de información.

Las telecomunicaciones han sido objeto en los últimos tiempos de acusaciones infundadas sobre supuestos efectos nocivos sobre la salud, motivo por el que estas organizaciones han manifestado que “no existe ninguna base científica para creer que el COVID-19, o cualquier otro virus, pueda propagarse por las ondas de radio", y han destacado que "la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que los virus no pueden propagarse por las señales de redes móviles. En virtud de lo expuesto, no existe vínculo entre la tecnología 5G y el COVID-19”. 

Según han destacado los portavoces de estas organizaciones, estos hechos ponen en riesgo la continuidad de los servicios, algo especialmente grave respecto de los servicios vinculados a la salud y atención de emergencias en tiempos de pandemia.

Las organizaciones que suscriben este documento se ponen a disposición de medios de comunicación y organismos públicos nacionales para compartir información con base científica, al tiempo que hacen un llamamiento a la ciudadanía para que verifiquen la procedencia de la información que reciben, no reenviar o compartir versiones sin fundamento científico y recurrir siempre a fuentes confiables para despejar sus inquietudes.

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso Política de Cookies