Comentario sobre la sentencia de anulación parcial del Decreto catalán 148/2001, de 29 de mayo, de ordenación ambiental de las estaciones de telefonía móvil

Ricardo de Ángel

Tras la lectura de  la sentencia de 22 de marzo de 2011, de la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, recaída en el recurso de casación 1845/2006, se puede concluir que se trata de una resolución admirable e incluso modélica, porque aborda de forma clara y precisa el problema de la posible (más aún, frecuente) coincidencia, que acaba en confrontación, de las regulaciones administrativas (de Comunidades Autónomas o de Ayuntamientos) sobre instalaciones radioeléctricas de alta frecuencia.

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso Política de Cookies