Banner Cabecera Noticias

Coronavirus y 5G

Nos habéis avisado de un mensaje publicado en Facebook en el que relacionan la presencia de antenas 5G con una mayor incidencia de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus SARS-Cov-2. No hay evidencias al respecto. El mensaje dice lo siguiente: "En Wuhan foco de la epidemia habían (sic) instaladas cerca de 10mil antenas 5G para implantar esta red inteligente en la ciudad, las mismas que hay en todo EEUU junto, el gobierno chino puso a prueba la capacidad receptiva del ADN humano ante esta frecuencia, y mucha gente murió por convulsiones tras recibir el golpe de estas ondas, luego soltaron el "coronavirus" como excusa..."

Coronavirus y 5G

Está circulando por la red, y nos habéis preguntado en nuestro servicio de WhatsApp por un post de Facebook que comienza diciendo que "Todos los chinos recibieron vacunas obligatorias el otoño pasado" y en el que se cuenta que esas vacunas habrían sido activadas gracias al 5G utilizando el polvo inhalado que lanzan los chemtrails. Se trata de una suma de distintas conspiraciones de las que ya hemos hablado en Maldita Ciencia. Hemos consultado con Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología y Jefe de la Sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública canario, que nos ha dicho que este texto es "terroríficamente mentiroso". También hemos hablado con Alberto Nájera, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) que opina que "cuesta creer que el texto haya sido escrito con un mínimo de información".

El movil en la mesilla no interrumpe el sueño

Lo sabemos: el teléfono móvil, ese aparato que tenemos habitualmente tan a mano y que hoy en día nos sigue allá donde vayamos, es un foco común de mitos y bulos de toda clase. Los más habituales y a los que queremos referimos en esta ocasión son aquellos relacionados con los "terribles efectos" que las radiaciones electromagnéticas que este aparato emite ocasionarían, en teoría, de manera directa (y negativa, claro) en nuestra salud. En Maldita Ciencia contestamos a una de las preguntas que más nos habéis planteado: si es o no perjudicial dormir con el móvil en la mesilla, bajo la almohada o cerca.

¿Qué sabemos de que Suiza haya prohibido el 5G?

En los últimos días se han compartido contenidos donde se afirma que Suiza ha paralizado la implementación de la tecnología 5G por sus efectos en la salud. Los contenidos se remiten a una publicación del Financial Times titulada "Suiza detiene el despliegue del 5G por problemas de salud". Os contamos lo que sabemos a continuación y os recordamos que, a día de hoy, no hay evidencias que respalden estos supuestos daños.

lipoatrofia semicircular

Desde Maldita Ciencia han consultado al Comité Científico en Radiofrecuencias y Salud sobre la "lesión de los oficinistas", o lo que es lo mismo, sobre la lipoatrofia semicircular, un trastorno benigno del tejido subcutáneo que se caracteriza por una hendidura o depresión alrededor de determinadas zonas corporales y que puede ser origen de la “acumulación de cargas electromagnéticas durante la jornada laboral. El director científico del CCARS, Francisco Vargas, y el vocal Alberto Nájera, han participado en este artículo que reproducimos a continuación:

Por qué no temer a los hornos microondas

Hoy te contamos al detalle las razones por las que calentar la comida en el microondas no tiene que ser el origen de desconfianza o recelo alguno: ni este aumenta el riesgo de sufrir cáncer, ni supone otro peligro para tu salud (tampoco la comida que calientes en él). "Llevamos cocinando con este electrodoméstico más de 30 años sin que en este tiempo se hayan reportado efectos sobre la salud derivados de su uso", recuerda a Maldita Ciencia Alberto Nájera, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS).

No es posible hacer arder lana de acero con un móvil...

Nos habéis preguntado por un vídeo que se ha hecho viral en el que, a través de una simple llamada, el material que se dispone cuidadosamente alrededor de un móvil (lana de acero) arde. Así, parece que la radiación del aparato es la culpable de la combustión y, de nuevo, sirve como "argumento" para intentar sostener las teorías sobre las supuestas repercusiones que estas podrían tener en nuestro organismo.

Tecnología 5G

Uno de los temas por los que más nos preguntáis, además del WiFi y sus supuestas repercusiones, de las que ya hablamos aquí, es sobre la tecnología 5G (quinta generación tecnológica de telefonía móvil). Entre otros, se le atribuyen desde la aniquilación de bandadas de pájaros a ser la causa por la que el personal técnico lleva exagerados trajes protectores que nada tienen que envidiar a los de un astronauta. Por supuesto, también os han llegado contenidos que dicen que este tipo de ondas son el origen de enfermedades de todo tipo. ¿De dónde procede este miedo? ¿Está fundamentado? A día de hoy, no hay evidencias suficientes que respalden estos supuestos daños.

No, no hay ninguna evidencia de que las ondas WiFi sean nocivas para la salud

Hoy en día hay redes WiFi por todas partes. Desde nuestras casas hasta el autobús. ¿Hay algún mecanismo biológico que pudiera implicar que estas redes son un peligro para nuestra salud? La respuesta corta es no. Tras décadas de estudios no conocemos ningún mecanismo biológico por el que estas redes pudieran afectar a nuestra salud. El único efecto biológico que tienen estas radiaciones electromagnéticas es un calentamiento de los tejidos. Sin embargo, en el caso de la WiFi, este calentamiento no es significativo a los niveles de exposición habituales. En las últimas décadas se ha explorado si podría existir algún otro mecanismo y no se ha encontrado ninguno que produjera efectos observables. Las WiFis trabajan a entre 10.000 y 100.000 veces por debajo de los niveles en los que esos efectos térmicos serían apreciables.

Sí, Bruselas ha detenido la implantación de la tecnología 5G, pero no por “amenazar la salud de la humanidad"

Nos habéis preguntado por este post que dice que “Bruselas es la primera ciudad importante en detener la tecnología 5G por amenazar la salud humana“.  Además, habla sobre los supuestos “efectos biológicos negativos de la radiación inalámbrica en la salud humana”. Este post es una traducción de esta noticia publicada en el medio belga The Brussels Time, aunque el titular se ha modificado para darle un significado más alarmante. El titular original decía que “Las preocupaciones por la radiación detienen el desarrollo del 5G en Bruselas por ahora”. Bruselas tiene unos estándares legales en cuanto a radiación proveniente de antenas especialmente estrictos: 6 voltios por metro, algo que ya causó problemas con la implementación del 4G.

No, no hay evidencias de que la tecnología 5G sea un riesgo para la salud

El 5G, la quinta generación de tecnologías de la telefonía móvil, sustituirá al 4G en algún momento. De momento está en fase experimental pero en algunos sectores ya empieza a generar recelos y achacarle males como Alzheimer, cáncer, diabetes... Ya os explicamos en este texto que no existen evidencias de que los móviles ni el wifi produzcan cáncer ni otras enfermedades, pero hemos hablado con Alberto Nájera, físico y profesor de Radiología y Medicina Física en la Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla–La Mancha, para que nos ayude a explicar por qué no hay de qué preocuparse.

¿Qué tontá me compro hoy?

Hace unas semanas me etiquetaron en un comentario en una publicación en Facebook de una, no sé si, empresa que se dedica a promocionar diferentes cachivaches que, según ellos, protegen a las personas de la radiación de móviles o wifis. Si partimos de la base de que está protección es innecesaria, es evidente que serán productos innecesarios. Aunque leyendo sus publicaciones será fácil llegar a pensar que no sólo son necesarios sino que, además, como es lógico, funcionan. Porque si no, sería una estafa ¿no?

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso Política de Cookies