Los campos electromagnéticos de radiofrecuencia (EMF) se utilizan para habilitar una serie de dispositivos modernos, incluida la infraestructura de telecomunicaciones móviles y teléfonos, Wi-Fi y Bluetooth. Como los EMF de radiofrecuencia a niveles de potencia suficientemente altos pueden afectar negativamente a la salud, la International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection (ICNIRP) publicó en 1998 unas directrices para la exposición humana a EMF que varían en el tiempo hasta 300 GHz, que incluían el espectro de EMF de radiofrecuencia. Desde ese momento, ha habido una considerable cantidad de ciencia que aborda aún más la relación entre los EMF de radiofrecuencia y los resultados adversos para la salud, así como los desarrollos significativos en las tecnologías que utilizan EMF de radiofrecuencia. En consecuencia, ICNIRP ha actualizado la parte EMF de radiofrecuencia de las directrices de 1998. Este documento presenta estas directrices revisadas, que brindan protección a los humanos contra la exposición a EMF de 100 kHz a 300 GHz.

El Servicio de investigación parlamentaria europea ha publicado un documento de la autora Miroslava Karaboytcheva, con fecha de Febrero de 2020, que  plantea la cuestión de si la tecnología 5G supondrá un impacto negativo en la salud humana y el medio ambiente debido a frecuencias más altas y miles de millones de conexiones adicionales, lo que, según la investigación, significará una exposición constante para toda la población, incluidos los niños. Entre las conclusiones de este trabajo destaca que se necesita más investigación sobre los posibles efectos biológicos negativos de los campos electromagnéticos (EMF) y 5G, en particular sobre la incidencia de algunas enfermedades humanas graves, al tiempo que considera la necesidad de reunir a investigadores de diferentes disciplinas, en particular medicina y física o ingeniería, para llevar a cabo una mayor investigación sobre los efectos de 5G.

Como parte de su misión central de proteger y promover la salud pública, la FDA estadounidense monitoriza continuamente nuevas pruebas científicas que podrían afectar a la comprensión del perfil de seguridad de los dispositivos médicos y los productos electrónicos que emiten radiación a los que están expuestos los estadounidenses todos los días. La Agencia ha adoptado un enfoque integral para evaluar la evidencia científica disponible sobre el impacto de la exposición a la radiación de radiofrecuencia (RFR) en la salud humana, y ha completado un análisis actualizado de riesgo de exposición a radiofrecuencia (RF) basado en estudios relevantes in vivo (animales) y epidemiológicos revisados por pares publicados del 1 de enero de 2008 al 1 de agosto de 2018 para estudios in vivo, y del 1 de enero de 2008 a 8 de mayo de 2018 para estudios epidemiológicos. Este análisis de riesgos evalua cualquier posible relación causal entre la exposición a RFR y la formación de tumores.

Este documento presenta la opinión inicial del CCARS en base a la evidencia científica existente sobre el 5G y la salud. Se trata de un documento vivo que tendrá que revisarse  a la luz de la evidencia científica, que concluye que cabe esperar que los niveles de exposición previsibles con la llegada de la tecnología 5G no cambien significativamente y, en todo caso, no superarán los límites máximos permitidos que garantizan la salud pública respecto a emisiones electromagnéticas. El CCARS continuará realizando un seguimiento de los resultados de los estudios que se vayan publicando sobre los niveles reales de exposición de la población tanto en relación con las redes 5G que estén operativas en todo el territorio nacional y del uso de los dispositivos que utilicen esa tecnología.

Adjuntos:
Descargar este archivo (5G y Salud.pdf)5G y Salud[Informe del CCARS sobre 5G y Salud]

El límite actual de energía de radiofrecuencias (RF) establecido por la Comisión Federal de Comunicaciones sigue siendo aceptable para proteger la salud pública. Recientemente, la FDA ha realizado una nueva evaluación que renueva los límites actuales, basada en la evidencia científica disponible. La conclusión es que hasta la fecha, no existe evidencia científica consistente o creíble de la existencia de problemas de salud causados por la exposición a la energía de radiofrecuencia emitida por los teléfonos móviles.

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 5 del Real Decreto 39/1997 de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, tiene entre sus cometidos el relativo a la elaboración de Guías destinadas a la evaluación y prevención de los riesgos laborales.

El Real Decreto 299/2016, de 22 de julio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a campos electromagnéticos, encomienda de manera específica, en su disposición adicional única, al Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, la elaboración y actualización de una Guía técnica, de carácter no vinculante, para la evaluación y prevención de los riesgos derivados de la exposición a los campos electromagnéticos en los lugares de trabajo.

La presente Guía proporciona criterios y recomendaciones que pueden facilitar a los empresarios y a los responsables de prevención la interpretación y aplicación del citado real decreto especialmente en lo que se refiere a la evaluación de riesgos para la salud de los trabajadores involucrados y en lo concerniente a medidas preventivas aplicables.

El desarrollo de la nueva generación de tecnologías móviles 5G está conllevando importantes inversiones en el sector de las TIC y generando una gran expectativa en los medios, en el entorno institucional y en los diversos foros técnicos y profesionales. El sector y los expertos prevén que la nueva tecnología posibilitará cambios importantes en las prestaciones de las telecomunicaciones móviles, especialmente en lo que refiere a la mejora de la capacidad de transmisión de datos, la posibilidad de conectar dispositivos de manera masiva y la inmediatez y resiliencia en las conexiones.

Este trabajo, desarrollado por el Instituto Cerdá, se enmarca dentro del proyecto europeo 5G City, financiado por la UE dentro de su programa de ayudas a la I+D H2020, cuyo objetivo es diseñar, desarrollar e implementar una plataforma de operador neutro que permita la compartición de propietarios de infraestructura de tecnologías de la información y actores verticales.

El futuro despliegue de la tecnología 5G en todo el mundo ha traído consigo el requisito de que los sistemas 5G cumplan con los límites de exposición humana a la radiación de radiofrecuencia, tanto para los teléfonos móviles como para las estaciones base. Este artículo de IEEE Future Networks Tech Focus revisa una serie de normas internacionales importantes para la exposición a la RF, centrándose en las exposiciones a un individuo en el campo lejano de los transmisores, como por ejemplo, desde una estación base inalámbrica. El documento describe brevemente otros límites "cautelares" adoptados en algunas jurisdicciones. Aunque los sistemas 5G siguen siendo una tecnología en evolución, se describen brevemente los posibles problemas técnicos relacionados con el establecimiento de la conformidad de las estaciones base 5G con los límites reglamentarios.

El Ministerio de Salud de Nueva Zelanda encargó recientemente un estudio sobre los efectos en la salud de los campos no ionizantes, con el objetivo de monitorizar y revisar la investigación sobre los efectos de los campos electromagnéticos sobre la salud. El informe concluye que algunos informes anteriores carecían de sustento científico y concluye que aunque se ha informado de algunos resultados positivos en algunos estudios, en general, la evidencia no sugiere que los teléfonos móviles causen tumores cerebrales o cualquier otro tipo de cáncer.

El Defensor del Pueblo ha publicado una resolución titulada: Evaluación ambiental y posibles efectos en la salud del Plan Nacional 5G, mediante la que sugiere a la Secretaría de Estado para el Avance Digital del Ministerio de Economía y Empresa que elabore conjuntamente con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social un proyecto de reglamento por el que debe regularse la Comisión Interministerial sobre Radiofrecuencias y Salud y, tras cumplimentar los trámites preceptivos, elevarlo al Consejo de Ministros para su aprobación. Además, sugiere que una vez constituida, se someta a consulta de la comisión la forma de proceder respecto a la aplicación del principio de precaución en el desarrollo de proyectos que impliquen el uso de la banda de 26 GHz, en tanto no se determinen los límites seguros de exposición a emisiones radioeléctricas exigibles para dicha frecuencia. Por otra parte, recuerda que los planes y proyectos en materia de telecomunicaciones deben someterse a evaluación ambiental estratégica y evaluación de impacto ambiental respectivamente, cuando reúnan los requisitos establecidos en la Ley 21/2013 de evaluación ambiental.

Este informe del Instituto Superior de Salud de Italia, concluye que no hay evidencia científica de que la exposición a radiofrecuencias "pueda causar cáncer". El informe asegura que no son necesarios cambios en la configuración estándar de seguridad actual, al asegurar que no hay evidencia científica de que la exposición a frecuencias de radio "pueda causar cáncer en humanos o animales".

Los teléfonos móviles son seguros, incluyendo aquellos que utilizan la nueva tecnología 5G, según asegura una nueva propuesta que el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos, Ajit Pai, ha hecho pública durante el mes de Agosto, y que propone que se mantengan los niveles de seguridad actuales para la exposición humana a señales de radiofrecuencia (RF) que se han manejado en los últimos 23 años.

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso Política de Cookies