Campos ElectromagnéticosUn campo electromagnético (CEM) es una combinación de ondas eléctricas y magnéticas producidas por la oscilación o aceleración de cargas eléctricas que se desplazan a la velocidad de la luz y que pueden viajar por el vacío.

La propagación de energía en forma de ondas electromagnéticas se conoce como radiación electromagnética. La mayoría de los CEM son invisibles para el ojo humano, aunque también los hay visibles como el arco iris.

Algunos ejemplos de aparatos que producen campos electromagnéticos son: las líneas de media y alta tensión, los transformadores eléctricos, los electrodomésticos como neveras, secadores de pelo, etc., las pantallas de ordenador, los dispositivos antirrobo y de seguridad, radios, televisores, antenas de telefonía móvil, teléfonos móviles e inalámbricos, hornos microondas, el Wi-Fi o el bluetooth.

Los resultados de los estudios científicos más recientes demuestran que no existen efectos perjudiciales para la salud evidentes si la exposición se produce a niveles por debajo de lo establecido por la normativa. 

El conjunto de todas las formas de energía radiante del universo se conoce como espectro electromagnético. Se divide en regiones con diferentes propiedades según la frecuencia, la longitud de onda y la energía de la radiación.


Espectro electromagnético

 

El espectro electromagnético es el conjunto de radiaciones electromagnéticas que existen en el universo. El espectro es utilizado para multitudes de servicios basados en la transmisión de ondas electromagnéticas en el espacio, como las telecomunicaciones, la difusión de radio y televisión, la defensa, los servicios de seguridad y emergencia, la navegación aérea, el posicionamiento GPS, los servicios de meteorología, etc. En España es considerado “dominio público” perteneciente y regulado por el Estado, que mediante el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias (CNAF)  atribuye el uso a que se reserva cada una de las bandas de frecuencia en las que se divide el espectro radioeléctrico disponible para radiocomunicaciones. El espectro se explota principalmente mediante tres usos:

  • el uso común, sin licencia pero con restricciones (por ejemplo, el WiFi);
  • el uso privativo, asignando las frecuencias para determinados serviciso a través de una licencia (TV y radio) o una licitación (telefonía móvil);
  • el uso especial, con fines de ocio o entretenimiento (radioaficionados).


Espectro Electromagnetico Color 1200px


Teléfonos móviles

Smartphon

Los teléfonos móviles se comunican con estaciones base del sistema de telefonía móvil. Estas estaciones base (antenas) están a su vez conectadas a la red telefónica que dirige la llamada al teléfono destino de la llamada (ya sea éste un teléfono fijo o un teléfono móvil). La forma de comunicación del teléfono móvil con la estación base se realiza por medio de ondas electromagnéticas. Un teléfono móvil está en cobertura cuando recibe las ondas electromagnéticas provenientes de, al menos, una estación base.


5G

5G es el acrónimo de quinta generación de tecnologías de telefonía móvil. Es un paso más en la tecnología de comunicación móvil, después de la anterior generación (4G), que pretende hacer mucho más rápida y fiable la comunicación de datos móviles.

Cada generación introdujo importantes innovaciones: con la primera (1G) nacieron los teléfonos móviles; la segunda (2G) introdujo la digitalización y los SMS de texto; la tercera (3G) permitió el acceso a Internet; la cuarta (4G) elevó la velocidad de transmisión de datos, lo que hizo posible, entre otros, el visionado masivo de videos en streaming.

Ahora, la quinta generación (5G) permitirá gestionar aún más dispositivos conectados con una mayor velocidad de transmisión de datos y con un menor tiempo de transmisión, y hará realidad nuevos servicios como el coche autónomo, la realidad virtual, la automatización industrial o el Internet de las cosas.

Un documento publicado en Febrero de 2020 por el CCARS titulado "5G y Salud" concluye que, en función de las evidencias científicas disponibles hasta la fecha, la población en general puede estar tranquila sobre las supuestas implicaciones que la radiofrecuencia emitida por esta tecnología podrían tener para la salud, ya que cabe esperar que los niveles de exposición previsibles no cambien significativamente y, en todo caso, no podrán superar los límites máximos permitidos que garantizan la salud pública respecto a las emisiones electromagnéticas.


Principales innovaciones

 

El 5G será posible gracias a una serie de innovaciones que han sido puestas en marcha en los últimos años:

  • mmWave: el uso de ondas milimétricas en altas frecuencias, que permitirá alcanzar altas velocidades de transmisión (hasta 20 Gb / segundo).
  • Smal cells: el despliegue de pequeñas antenas que aseguran una cobertura continua, sobre todo en entornos urbanos y en presencia de obstáculos, como edificios o arboles.
  • Massive MIMO: una mayor capacidad de las redes, para poder atender más dispositivos y un mayor volumen de tráfico de datos.
  • Beanforming: una transmisión de datos de punto a punto, dirigida desde las antenas hacia los dispositivos.

Y muchas más que todavía se encuentran en fase de investigación y experimentación.

 


Ventajas de la tecnología 5G

 

Las principales ventajas que introduce el 5G con respecto al 4G son:

  • Mayor velocidad de transmisión de datos. Cuando llegue el 5G, posiblemente viviremos el mayor salto de velocidad que nunca hemos visto desde que Internet apareció. En términos absolutos, las redes de 5G son capaces de multiplicar la velocidad máxima del 4G en unas veinte veces, hasta un mínimo de 10 Gigabit por segundo (Gbps), lo que permitirá, por ejemplo, ofrecer contenidos en ultra alta definición o experiencias de realidad virtual.
  • Tiempo de transmisión de datos (latencia) mucho más reducido, en torno a 1 milisegundo (ms) frente a 20‐30 ms propios de las redes 4G. Esto allanará el camino a la puesta en marcha de servicios que necesitan tiempos de respuestas extremadamente rápidos, como los vehículos autónomos, el control remoto de maquinaria pesada, la cirugía de precisión o incluso la cirugía remota.
  • Capacidad de dar conectividad a millones de dispositivos. El 5G da una arquitectura y una tecnología que es capaz de aguantar 100 dispositivos por metro cuadrado, eliminando los problemas actuales de cobertura durante las aglomeraciones y eventos. Pero también dará un tremendo impulso a las aplicaciones para SmartCity (lámparas, electrodomésticos, postes eléctricos conectados), empresas de servicio público (compañías de agua, de gas, de electricidad) y seguimiento de localización de objetos, niños, personas, mascotas, ancianos...
  • Mejores prestaciones de los dispositivos móviles. La necesidad de memoria se reducirá, ya que será posible acceder a los datos y ejecutar programas de forma remota en la nube. Además, la transmisión y recepción más inteligente de la señal hará que el consumo energético de los dispositivos sea mucho más reducido y las baterías duren más.


 


Bandas de frecuencia de la tecnología 5G

 

La señal del 5G, como cualquier otra tecnología basada en la transmisión de ondas electromagnéticas en el espacio, utiliza determinadas bandas de frecuencia del espectro electromagnético. En concreto, en España el 5G operará en tres bandas de espectro diferentes:

 

  • Banda de 700 MHz, que da una cobertura amplia en entornos urbanos, suburbanos y rurales y permite alcanzar una velocidad de bajada de 100 Mbps. Se trata de frecuencias actualmente utilizadas por la televisión digital terrestre (TDT), que, por esto, deberán liberarse antes de junio de 2020.
  • Banda de 3,6 GHz, que ofrece una buena combinación entre los beneficios de la cobertura y la capacidad, permitiendo llegar a una velocidad de hasta 3 Gbps. Esta banda se encontraba libre y ya ha sido asignada a los operadores de telecomunicaciones mediante licitación a lo largo de 2018.
  • Banda de 26 GHz, pensada para puntos de acceso cercanos y que, gracias al uso de las ondas milimétricas en altas frecuencias (mmWave), permitirá alcanzar las elevadas velocidades y las bajas latencias previstas para el 5G y ayudará al despliegue de servicios como la comunicación por vídeo de alta definición o la realidad virtual y aumentada. Actualmente se usa para predicciones meteorológicas y para algunas comunicaciones vía satélite. Las condiciones técnicas para su uso deberán definirse antes de finales de 2020, con el fin de poder realizar una futura licitación.

 

Espectro 5G


Aplicaciones de la tecnología 5G

 

Internet de las Cosas (IoT)

Uno de los aspectos más emocionantes y cruciales de 5G es su efecto en el Internet de las cosas. Si bien actualmente tenemos sensores que pueden comunicarse entre sí, tienden a requerir muchos recursos y están agotando rápidamente la capacidad de datos con el 4G. Con velocidades de 5G y bajas latencias, el IoT será alimentado por comunicaciones entre sensores y dispositivos inteligentes. Estos dispositivos requerirán menos recursos, ya que una gran cantidad de ellos pueden conectarse a una única estación base, lo que los hace mucho más eficientes.

 

Vehículos autónomos

Se espera que los vehículos autónomos aumenten al mismo ritmo que se implementa 5G en los EE. UU. En el futuro, tu vehículo se comunicará con otros autos en la carretera, brindará información a otros automóviles sobre las condiciones de la carretera y brindará información de rendimiento a los conductores y fabricantes de automóviles. Si un automóvil frena rápidamente hacia adelante, el tuyo puede aprender de inmediato y también frenar para prevenir una colisión.

 

Seguridad pública e infraestructura

5G permitirá que las ciudades y otros municipios operen de manera más eficiente. Las empresas de servicios públicos podrán rastrear fácilmente el uso a distancia, los sensores pueden notificar a los departamentos de obras públicas cuando se apaguen las luces de la calle o se saturen los desagües, y los municipios podrán instalar cámaras de vigilancia de forma rápida y económica.

 

Control remoto del dispositivo

Como 5G tiene una latencia notablemente baja, el control remoto de maquinaria pesada se convertirá en una realidad. Si bien el objetivo principal es reducir el riesgo en entornos peligrosos, también permitirá a los técnicos con habilidades especializadas controlar la maquinaria desde cualquier lugar del mundo.

 

Cuidado de la salud

El componente ultra confiable de comunicaciones de baja latencia de 5G cambiará fundamentalmente la atención médica. Se esperan ver mejoras en la telemedicina, la recuperación remota y la terapia física a través de la realidad aumentada, la cirugía de precisión e incluso la cirugía remota en los próximos años. Los hospitales pueden crear redes de sensores masivos para monitorear a los pacientes, los médicos pueden prescribir píldoras inteligentes para hacer un seguimiento del cumplimiento y las aseguradoras pueden incluso monitorear a los suscriptores para determinar los tratamientos y procesos apropiados.

 

Aplicaciones multimedia

El 5G va a permitir el desarrollo optimizado de aplicaciones en movilidad como la realidad aumentada o mejorada, realidad virtual, alta definición 3D con 4K/8K, emisión desde drones, etc. Estas aplicaciones serán de utilidad no sólo en el campo del ocio digital, sino también en el de la salud, formación y educación a distancia, la monitorización remota de infraestructuras, procesos de fabricación, gestión agrícola o medioambiental.


Banner Faq Ccars

A la hora de plantearnos cuestiones acerca de la relación entre radiofrecuencias y salud, la mayor parte de las personas se hace las mismas preguntas, esta recopilación intenta clarificar esas dudas.



¿Qué son los campos electromagnéticos (CEM)?

R

Un campo electromagnético (CEM) es una combinación de un campo eléctrico y un campo magnético. Los CEM pueden ser estáticos, es decir, su magnitud que no varía con el tiempo, o variables en el tiempo. En el caso de CEM estáticos, puede existir un campo eléctrico (magnético) sin que exista un campo magnético (eléctrico). La situación es distinta en el caso de CEM variables en el tiempo, donde un campo eléctrico lleva siempre asociado un campo magnético. Un campo electromagnético variable en el tiempo se puede visualizar como una onda que se propaga a la velocidad de la luz, y que lleva asociada un campo eléctrico y un campo magnético variables en el tiempo. Por ello, al hablar de CEM variables en el tiempo también se habla de ondas electromagnéticas o de radiación electromagnética. Aunque la palabra “radiación” se asocia con efectos negativos, hay que tener en cuenta que, en realidad, se trata de una forma de transmisión de energía. La onda transporta energía de un punto a otro del espacio y está caracterizada por su frecuencia y su longitud de onda. La frecuencia determina la energía que transporta la onda electromagnética. A mayor frecuencia más cantidad de energía transporta la onda.

El espectro electromagnético

R

La frecuencia de las ondas electromagnéticas varía en un rango muy amplio de valores. Dependiendo del rango de frecuencia, hablamos de distintos tipos de ondas o radiación electromagnética. Por ejemplo, hablamos de ondas de radiofrecuencia (que son las que utilizan en los sistemas de comunicaciones como la televisión, la radiodifusión, la telefonía móvil), de micro-ondas, de infrarrojo, visible, etc... El conjunto de todas ellas constituye el espectro electromagnético.

Radiación ionizante y radiación no ionizante

R

Una división muy importante dentro del espectro electromagnético es la división entre radiación ionizante y radiación no ionizante. Esta división está basada en la energía que transporta la onda y se refiere a si esta energía es suficiente o no como para producir la ruptura de enlaces químicos.
La radiación ionizante puede provocar la ruptura de los enlaces de las células, afectar el ADN genético y son peligrosas. Aunque el umbral para producir esta ruptura depende de la molécula involucrada, por lo general se considera radiación ionizante a aquella cuya frecuencia es superior a 10 elevado a 15 Hz, es decir, a la parte del espectro correspondiente a la radiación ultravioleta, rayos X y rayos gamma.
Las radiaciones no ionizantes, como las que se utilizan en telefonía móvil y otros sistemas de comunicación, no tienen energía suficiente como para romper los enlaces celulares y por esta razón es altamente improbable que causen efectos irreversibles sobre la salud.

¿Las antenas de telefonía móvil emiten radiación?

R

Sí, las antenas de telefonía móvil emiten radiación de radiofrecuencia, es decir, radiación no ionizante. La telefonía móvil utiliza la energía de las radiofrecuencias para transportar la información, al igual que lo hace la televisión y la radiodifusión. Las antenas son similares a las que se utilizan en TV y radiodifusión, pero emiten a menor intensidad.

¿Los campos electromagnéticos de radiofrecuencia producen enfermedades?

R

Los organismos y comités nacionales e internacionales coinciden en que no hay relación causal entre exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia y enfermedades. La nota descriptiva nº 304 publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que incluso en estudios a largo plazo no se ha detectado un aumento del riesgo de padecer cáncer por exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencias , incluso a niveles de exposición muy superiores a los que estamos expuestos debido a las estaciones base (las denominadas antenas de telefonía móvil) y las redes inalámbricas.
Respecto a otros efectos, la mayoría de los estudios se han centrado en la exposición a radiofrecuencia de los usuarios de teléfonos móviles. Los estudios con seres humanos y animales en los que se han examinado las ondas cerebrales, las funciones intelectuales y el comportamiento tras la exposición a campos de radiofrecuencia, como los generados por los teléfonos móviles, no han detectado efectos adversos.
No hay pruebas de que se produzcan alteraciones del sueño o de la función cardiovascular. De todos los datos acumulados hasta el momento, ninguno ha demostrado que las señales de RF producidas por las estaciones de base tengan efectos adversos a corto o largo plazo en la salud. Dado que las redes inalámbricas (Wi.Fi) suelen producir señales de radiofrecuencia de menor potencia que las que emiten las estaciones base, no cabe temer que la exposición a dichas redes sea perjudicial para la salud.

¿Por qué se establecen límites de emisión y cómo se establecen los límites de emisión?

R

Aunque la radiación de radiofrecuencia es radiación no ionizante, se han establecido unos límites relacionados con la intensidad (energía por unidad de tiempo) de la onda electromagnética emitida. Esto se ha hecho para minimizar el principal efecto que pueden producir sobre el cuerpo humano, que es el de un ligero aumento de temperatura.
Los organismos nacionales e internacionales, sus comités de expertos independientes, revisan la bibliografía científica que se publica en revistas de reconocido prestigio y calidad.
A partir de los resultados obtenidos en estudios de laboratorio, clínicos y epidemiológicos se establecen unos límites seguros para el ser humano. Los límites de exposición actuales son los acordados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No-Ionizantes (ICNIRP 1998) y el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE, 2005).
El Consejo de Ministros de Sanidad de la UE aprobó estas directrices en su Recomendación 1999 /519/CE. Estos niveles son los que figuran en el Real Decreto 1066/2001 elaborado por los ministerios de Industria y de Sanidad y Consumo del Gobierno de España. Los límites actuales son los aceptados por la mayoría de los países desarrollados.

¿Cuál es el principal efecto en los organismos de la radiación emitida por las antenas de telefonía móvil?

R

El principal efecto que pueden producir es un ligero aumento de temperatura (los denominados efectos térmicos).
Sus efectos biológicos son conocidos desde hace mucho tiempo. No hay que confundir los efectos biológicos, normales y conocidos que son reversibles, con los efectos adversos para la salud. No se establecido en ningún estudio científico relevante que las antenas, dentro de los límites de emisión establecidos por la legislación, provoquen efectos perjudiciales irreversibles para la salud.

Efectos térmicos y no térmicos

R

Los efectos más conocidos de los campos electromagnéticos (CEM) de radiofrecuencia (RF) son los térmicos, es decir, los que producen un incremento de la temperatura de los tejidos expuestos.
Son numerosos los estudios publicados que no han observado efectos no térmicos de los CEM de RF. Uno de los trabajos más exhaustivos realizados hasta la fecha es un estudio epidemiológico de cohortes realizado por investigadores del cáncer y epidemiólogos de Dinamarca y Estados Unidos (Journal of the National Cancer Institute, Vol. 98, No. 23, December 6, 2006) sobre una población de 420.095 usuarios de telefonía móvil. Este estudio concluye que no hay evidencia de asociación entre uso del teléfono y cáncer, ni a corto ni a largo plazo. La OMS, la UE, y otros organismos mantienen programas continuos de investigación por un principio de prudencia y control de la exposición a largo plazo.
Sin embargo, algunos investigadores han citado otros posibles efectos no térmicos que los CEM de radiofrecuencias podrían ocasionar en los seres vivos, mediante mecanismos biofísicos (movimiento de iones, polarización celular, potenciales de membrana, resonancia o movimientos vibratorios celulares).
La realidad es que, hasta el momento, no se ha podido demostrar que la exposición a CEM de RF provoque efectos no térmicos. No se han observado efectos biológicos significativos y concluyentes. En ningún caso se han documentado efectos adversos para la salud humana debido a estos mecanismos biofísicos. Ello no implica que deban seguir siendo investigados.

¿Son peligrosas las antenas utilizadas en telefonía móvil?

R

No porque, como ocurre con otros productos y procesos, están sujetos a regulaciones por organismos internacionales y nacionales, que siguen con rigor su cumplimiento. Su potencia de emisión está limitada por el Real Decreto 1066/2001 y los niveles de exposición que generan están muy por debajo de los límites considerados seguros por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Las mediciones y certificaciones realizadas en nuestro país confirman que los niveles de emisión de las antenas se sitúan ciento o miles de veces por debajo de los límites establecidos en la legislación.
El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio es competente en la autorización e inspección de las antenas. Estas instalaciones están sometidas a un riguroso sistema de control y vigilancia para que cumplan los límites de emisión y exposición.
Todos los Comités y organizaciones nacionales e internacionales competentes: OMS, ICNIRP (Comité Internacional para la protección frente a las radiaciones no ionizantes); UE (Unión Europea), JRC, autoridades sanitarias, informes técnicos de grupos de expertos independientes como el SSI (Dirección Estatal de protección contra la radiación) de Suecia, el Consejo de Salud de Holanda, etc…, coinciden en señalar que no existen efectos sobre la salud derivados de la exposición a emisiones procedentes de antenas de telefonía móvil.

¿Conviene establecer distancias mínimas respecto a las antenas?

R

No hay motivos que justifiquen estas medidas. No hay razones técnicas ni sanitarias para ello. Los niveles de emisión son muy inferiores a los establecidos en la legislación vigente, que a su vez están basados en los límites establecidos por comités de expertos independientes.
La imposición de distancias mínimas crearía confusión y generaría una alarma injustificada.

¿Conviene disminuir el número de antenas y/o alejar las antenas de los núcleos de población?

R

No. A mayor número de antenas corresponden menores niveles de exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia generados por las antenas ya que la potencia con la que deben emitir para garantizar la cobertura es inferior. Si alejamos las antenas de los núcleos urbanos, éstas deberán emitir con mayor potencia. España es el país que más mediciones ha realizado, y en todas se ha verificado que los niveles de exposición a los que estamos expuestos son muy bajos. Esta situación garantiza que, de acuerdo con los estudios científicos realizados hasta el momento, no existe riesgo para la salud de ningún grupo de la población.

¿Es peligroso vivir debajo de una antena?

R

No, porque los niveles de emisión son mínimos debajo de la antena. El haz de emisión es horizontal y disminuye con la distancia. Además, el techo de la vivienda ejerce un efecto de atenuación que puede ser de 100 a 1.000 veces.
Cualquier ciudadano puede comprobar los niveles de emisión de las antenas más cercanas a su domicilio consultando la página web del Ministerio de Industria. La información es pública, transparente y gratuita.

¿El uso del teléfono móvil es perjudicial para el cerebro?

R

No hay ninguna evidencia científica que muestre que el uso del teléfono móvil sea perjudicial para el cerebro. La potencia de emisión de los teléfonos móviles es muy baja y está limitada por el fabricante. La máxima energía que emite el móvil se dirige hacia su parte externa en dirección de la antena. Parte del calor que sentimos es debido a la propia presión del aparato contra la oreja. Además, el cuerpo humano dispone de mecanismos suficientes para disipar el aumento de temperatura local producido por uso del teléfono.

¿Qué ocurre con las personas que se declaran como hipersensibles?

R

No se ha demostrado que los campos electromagnéticos de radiofrecuencias produzcan el “síndrome de hipersensibilidad electromagnética”. Estas personas merecen el máximo respeto hacia sus preocupaciones. Experimentos llevados a cabo con personas que declaran tener hipersensibilidad a los CEM han mostrado que dichas personas no son capaces de detectar, en condiciones experimentales, cuando están expuestos a CEM similares a los utilizados en la telefonía móvil. Al mismo tiempo responden muy bien si se les escucha y reciben una información clara y objetiva.

¿Se han evaluado los riesgos a largo plazo de la exposición a CEM de radiofrecuencias?

R

Sí. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones competentes han evaluado los efectos a largo plazo de la exposición a lo campos emitidos por las antenas de las estaciones base y de los sistemas inalámbricos. Véase la nota descriptiva nº304 de la OMS.
Además, los niveles de exposición que se han medido en todo el territorio nacional están ciento o miles de veces por debajo de los límites que se consideran seguros para el ser humano, por ello cabe deducir que no existen riesgos para las personas expuestas.

¿Los CEM son peligrosos para las personas con marcapasos?

R

Todos los marcapasos vendidos en la Unión Europea deben estar fabricados según las normas obligatorias de normalización de compatibilidad electromagnética. Esta legislación marca los niveles de exposición que garantizan un correcto funcionamiento de los marcapasos de forma su funcionamiento no pueda ser interferido por los CEM a los que estamos expuestos en nuestra vida cotidiana.

¿Son peligrosos los móviles que utilizan la nueva tecnología conocida como 3G – UMTS o la telefonía inalámbrica (DECTS)?

R

Un reciente informe elaborado por el Consejo de Salud de Holanda en 2007 (www.healthcouncil.nl) concluye que no hay pruebas que indiquen efectos sobre la salud derivados de la exposición a los sistemas de telefonía móvil (UMTS Y DECT).

¿Qué opina la Organización Mundial de la Salud (OMS)?

R

En la nota descriptiva nº 304, publicada en Mayo de 2006 y titulada "Los campos electromagnéticos y la salud pública: Estaciones de base y tecnologías inalámbricas“, la OMS señala las siguientes conclusiones: “Considerando los bajísimos niveles de exposición y los resultados de la investigación realizada hasta la fecha, no hay evidencia científica de que la que la exposición humana a las débiles señales de las estaciones base puedan causar cáncer o cualquier otro efecto adverso para la salud".

¿Existen discrepancias entre los expertos?

R

Las organizaciones y Comités de expertos de reconocido prestigio coinciden en señalar que, de acuerdo con la evidencia científica, los límites actuales de emisión y exposición, son seguros. Esta afirmación es compatible con seguir investigando los efectos de los campos electromagnéticos (CEM) de radiofrecuencias (RF) aunque parece improbable que se obtengan resultados relevantes. Si hubiera un efecto significativo sobre la salud ya se habría detectado. Sin embargo, por el principio de prudencia y ante la demanda social sobre los riesgos de los CEM se sigue investigando sobre los efectos a largo plazo, teniendo en cuenta los conceptos de exposición crónica y de latencia tumoral.
En numerosos ámbitos de la medicina y de la ciencia hay discrepancias pero es necesario distinguir la ciencia bien realizada de la que no utiliza el método científico. Para poder valorar un buen trabajo científico hay que tener en cuenta al menos estos criterios:

  • Relación dosis/efecto.
  • Reproducible/consistente/coherente con otros estudios.
  • Significativo/fuerza de la asociación. Riesgo relativo y atribuible. El factor está en expuestos.
  • Plausibilidad biológica: mecanismo conocido.
  • Estudio sometido a revisión por pares (expertos reconocidos internacionalmente).
  • Calidad del estudio.

La mayoría de los trabajos que se han publicado y difundido sobre posibles efectos perjudiciales de las RF no cumplen estos criterios y por tanto no se consideran fiables y válidos.

¿Si no hay pruebas por qué seguir investigando?

R

Porque esa es la propia esencia de la actividad científica. La opinión científica experta se sustenta en la situación del conocimiento científico en cada momento.
Por otro lado, la percepción distorsionada de una parte de la población ha aumentado la responsabilidad de los expertos. Es normal una reacción de cierta inquietud frente a una nueva tecnología. Sin embargo, si hubiera un efecto claro ya se habría encontrado. Conviene recordar que las estaciones de radio y televisión llevan muchos años emitiendo radiofrecuencias y sin que se haya detectado ningún efecto sobre la salud. Por un principio de prudencia frente a una nueva tecnología es normal que se controlen los efectos de la exposición a estos campos electromagnéticos.

Subcategorías

Noticias sobre Tecnología 5G...

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso Política de Cookies